LOS MITOS DEL DUELO

 

 

La palabra Mito viene del griego mythos, que significa relato o historia; es una narración que presenta explicaciones fantásticas de hechos reales o fenómenos de la naturaleza. Suele hablar de dioses, héroes y personajes que hacen cosas imposibles de hacer en la realidad.

En otras palabras es un tipo de creación literaria primitivo-popular que trata de explicar por un camino pseudo-científico y pseudo-religioso ciertos fenómenos de la naturaleza mediante narraciones inverosímiles.

El antropólogo Claude Lévi-Strauss agrega que todo mito cumple con tres atributos: trata de una pregunta existencial, está constituido por contrarios irreconciliables y proporciona la reconciliación de esos polos para poner fin a la angustia.

Cuando una persona está atravesando un duelo, son muchos los amigos y familiares  que se acercan para ayudarlo, quieren acompañarlo,  estar a su lado, pero generalmente no están preparados para hacerlo de la mejor manera. Creen que deben hacerlo de una determinada forma y comienzan a indicar y aconsejar qué y cómo debe hacer,  muchas veces; sin tener en cuenta los sentimientos, la personalidad y los  nuevos desafíos  que debe atravesar  el doliente en esta crisis

En nuestra cultura el “estar fuerte y ser independiente” son valores muy importantes y metas a donde una persona madura debe tender para considerarse apta para lograr  el bienestar y felicidad.  Son objetivos  generales que ayudan en nuestra vida cotidiana, pero justamente  para la persona que está en  Duelo; ya sea por la pérdida de un ser querido, por separación, por jubilación o por sufrir una grave enfermedad, está tan vulnerable que  no alcanza a comprender o se pregunta si podrá sentirse así en el futuro.

Para lograr estar mejor sin duda deberá atravesar un proceso de duelo que le llevara aproximadamente de   1 a 3 años. El proceso de duelo tiene varias etapas, pero en todas se trabajan con las emociones y los sentimientos.

Justamente muchos mitos van directo a interferir en este proceso, porque tapan, esconden las emociones. Poner esto en claro ayuda a identificar lo que NO debemos hacer.

Los más escuchados  son:

1.- DEBES SE FUERTE

 “No seas débil delante de los demás, que nadie te vea mal”

“Tienes que demostrar que se puede”

“Tienes que ser fuerte por tu (hijo, esposa, padre etc.).

 

2.-  SUFRE EN SOLEDAD

“No debes molestar a los otros con tu dolor”

“Que nadie se dé cuenta de lo mal que estas”.

“Tú solo puedes”

 

 

3.- NO DEBES LLORAR

“Llora solo que nadie te vea”

“Las cosas no se arreglan llorando”

“Mejor cambiemos de tema porque vamos a llorar”

 

4 .- EL TIEMPO CURA LAS HERIDAS

«Hay que seguir adelante, debes mirar al futuro”

“El pasado ya fue, olvídalo”

“El tiempo todo lo puede”

 

 

 

5.- TU SOLO PUEDES

“Esto me pasa a mí, nadie puede saber cómo me siento”

“Solo yo sé cómo superar esto”

“Son cosas que pasan en la vida y la gente lo supera solo”

 

6.-REEMPLAZAR

Suerte que tienes otros hijos”

“Ya vas a encontrar otro compañero, amigo”

“Ya vas a encontrar un trabajo mejor”

 

 

7.- CASTIGO DIVINO

“Si Dios lo mando, por algo será”

“Ahora está mejor que nosotros”

“Dios te lo da, Dios te lo quita”

 

8.- NO PENSAR

“Trabajar mucho es lo mejor”

“Viaja mucho y no pienses”

“Lo importante es estar ocupado y no pensar”

 

 

 

TODOS estos MITOS interfieren en la elaboración del DUELO


Es necesario que la persona en duelo, se conecte con sus emociones y sentimientos. Es saludable y esperable  que  llore, pida ayuda, busque estar con su gente querida y esto le llevará un tiempo y esfuerzo considerable.

Cada pérdida de un ser querido es única, como lo fue nuestra relación con esa persona. Lo vemos  en una familia, cuando fallece uno de sus miembros cada integrante hace su propio proceso.

La verdad es la base para la recuperación, por eso es importante en algunos casos perdonar, en otros aceptar responsabilidades, tratar de entender que pasó y aceptar esta nueva realidad.

SUPERAMOS UN DUELO

  • Cuando podemos hablar del hecho que produjo la pérdida (muerte, jubilación, separación, exilio etc.)
  • Cuando podemos superar odios y rencores
  • Cuando hablar de lo ocurrido ya no es doloroso, sino que ha sido incorporado a nuestra vida
  • Cuando sabemos que nuestro ser amado nos sigue acompañando, porque está dentro  nuestro.
  • Cuando entendemos que las cosas pasan , que no es un castigo personal, sino la vida misma y que cada gran crisis es una oportunidad de aprendizaje y crecimiento.

      “Un pasado sin resolver puede afectar nuestro futuro”

Marisa Vigas

Deja un comentario